Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 23 de agosto de 2012

El crimen del joven farmaceutico


 Mi nombre es Juan Cacerdo y soy un detective amateur. Me llamaron para este caso. El cual no fue nada fácil.

Supuestamente el joven asesinado además de farmacéutico, el habitante de Glew era dealer de mercadería ilegal. Automáticamente todos los sospechosos menos el sobrino en bancarrota quedaron descartados. Ya que las huellas de la camioneta coincidían con las de la camioneta de la abuela. También estaba como sospechoso Carlos "el chileno" Almero. El chilenito era una persona agresiva y con mal karma, no tuvo una buena infancia, la familia era agresiva con el.


Mis hipótesis son que el dealer tuvo unos problemas con una gente le compraba mercadería. Uno de ellos era el señor que estaba en banca rota, era sospechoso porque tenia antecedentes de asesinatos, el "chilenito"era sospechoso porque hace unos meses se había peleado con este farmacéutico. Donde la cámara de seguridad detectaron esta conversación:


- Carlos: Cuídate vos y tu familia gil!


- El farmacéutico :Pica de acá gato


- Carlos: Dale logi te rompo todo


- El farmacéutico: Te espero gato


- Carlos: Aprovecha la vida por que se te acaba!


Los sospechosos iban a ser juzgados. El chilenito se fugo con un auto que había robado a un estacionamiento dos días antes. Mientras el otro sospechoso estaba siendo custodiado, la policía comenzó a intentar de hallarlo. Resulto que estaba en el Mar del Plata con un amigo intentando esconderse. Luego de encontrarlos fueron al juzgado y por supuesto " El chilenito" iba a ir a prisión por intentar fugarse. El culpable del asesino era el chilenito.


El detective comprobó que el chilenito era el culpable porque tenia antecedentes de asesinato, la frase escrita en la pared significaba que el farmacéutico había recibido algo, en este caso el chilenito lo quería matar al farmacéutico pero tuvo compasión por el porque sabia que tenia una familia. El no supo aprovechar la oportunidad que le había dado, Carlos, le había dicho que por su bien dejara de vender droga, el farmacéutico no le hizo caso y siguió con su negocio. Por eso le dio su merecido. También otro indicio fue la conversación detectada por la cámara de seguridad.

1 comentario:

  1. Buen trabajo. Es un recurso interesante el haber incluido en la estructura del cuento el diálogo que registró la cámara de seguridad. Sin embargo, deberían revisar cómo intercalar diálogos en narraciones, ya que no se utiliza la fórmula "nombre-dos puntos-línea de diálogo" propia de los textos teatrales.
    Hay un dato que su cuento deja sin cerrar: ¿Por qué había huellas de la camioneta de la abuela del farmacéutico el día del crimen?
    7 (siete)

    ResponderEliminar